ELECCIÓN DE LOS ALIMENTOS SEGÚN LA CONSTITUCIÓN, EL SEXO, LAS DISTINTAS ETAPAS DE LA VIDA, LA ACTIVIDAD Y EL CLIMA.

Es recomendable haber leído el artículo de “Clasificación de los alimentos según la filosofía oriental“.

Constitución yang: estructura ósea ancha, cara con mandíbula ancha en comparación con la frente, hombros anchos, forma General de la estructura ósea cuadrada, tez rojiza, iris con estroma (tejido) denso, musculatura fuerte, temperatura corporal el estado normal alta. Son personas muy vitales, de movimientos rápidos y seguros.

Constitución yin: estructura ósea estrecha, mandíbulas estrechas en comparación con la frente, hombros  estrechos, forma General alargada, tez pálida, estroma (tejido del iris) poco denso, musculatura fofa, temperatura corporal en estado normal baja. Son personas con poca vitalidad, sus movimientos son lentos y poco seguros.

Las personas de constitución yang toleran mejor los excesos de alimentos expansivos que de alimentos contractivos.

Las personas de constitución yin toleran mejor los excesos de alimentos contractivos que de alimentos expansivos.

SEGÚN EL SEXO.

 La mujer debería poner más énfasis en los alimentos de polaridad expansiva, siempre que no sean extremos, para mantener su feminidad. Si toma demasiados alimentos contractivos se masculiniza.

 Los hombres necesitan poner más énfasis en los alimentos contractivos siempre que no sean extremos, para mantener su masculinidad.

No es necesario cocinar dos comidas diferentes para la pareja, simplemente a la hora de servirse la comida, el hombre se pondrá mayor cantidad de carne o pescado que la mujer, y ésta mayor cantidad de verduras que el hombre.

Los hombres necesitan poner más énfasis en los alimentos contractivos siempre que no sean extremos, para mantener su masculinidad.

SEGÚN LAS DISTINTAS ETAPAS DE LA VIDA.

 Alimentación al comienzo del ciclo vital.

Los niños necesitan energía yin para crecer (el crecimiento es una expansión). Un exceso de alimentos expansivos acelera el crecimiento y un exceso de alimentos contractivos lo retarda. Los niños no deben comer alimentos salados o exceso de huevos. El crecimiento lento pero seguro, se favorece con cereales integrales y otros granos con verduras abundantes cocidas o crudas, frutas, alimentos germinados y proteínas suaves como el pescado o la carne de ave.

 Alimentación al final del ciclo vital.

En el otoño de la vida la contracción corporal producida por el paso del tiempo comienza a hacerse notar. Se deberían evitar los alimentos muy contractivos, pues acelerarían el proceso de envejecimiento, pero no conviene abusar de los alimentos muy expansivos, pues les debilitarían. A diferencia de los niños, los ancianos carecen de la fuerza vital necesaria para aprovecharse de las frutas y de otros alimentos yin, que lejos de revitalizarlos pueden aflojarlos demasiado, debilitándolos. Y por estar en el otoño de la vida, se dará preferencia a los alimentos cocidos frente a los crudos.

SEGÚN LA ACTIVIDAD.

 Actividades mentales.

Los alimentos de polaridad expansiva potencian las actividades mentales pero sí se toman en exceso o son extremos, se tenderá a andar por las nubes. Deben evitarse el azúcar, los dulces, las bebidas alcohólicas, comer demasiado e ingerir cualquier clase de alimento refinados y tratados industrialmente.

Favorece la concentración mental, los cereales integrales en grano, las legumbres, los frutos secos en cantidades moderadas, las verduras cocidas y raciones pequeñas.

 Actividades artísticas.

Para realizar actividades artísticas creativas, la mente tiene que estar suelta, y eso se potencia con alimentos de polaridad yin.

Para no tener que recurrir al alcohol, a las drogas, al café o al azúcar, no deberíamos abusar de los alimentos extremo yang, como por ejemplo, alimentos muy salados, los embutidos, los huevos y las carnes rojas. Para derrochar creatividad, la alimentación tendría que ser casi vegetariana, con abundantes verduras especialmente las de sabor amargo y color rojo, germinados, frutas, arroz y una pequeña cantidad de legumbres. Este tipo de alimentación puede resultar demasiado yin, sobre todo para las personas de constitución yin y especialmente en invierno; una medida prudente sería alimentarse así sólo en temporadas clave.

Para trabajar con el ordenador en oficinas cerradas.

Además de los alimentos que propician la concentración mental, es necesario protegerse de las radiaciones y del ambiente poco oxigenado. Para eso nos pueden ayudar las hojas verdes muy ricas en clorofila capaces de transformar las radiaciones Solares, y los alimentos fermentados (Miso, tamari, picles…) ricos en microorganismos vivos capaces de respirar sin oxígeno.

 Para Meditar.

Los alimentos muy yin nos hacen divagar alejándonos de nuestro centro, y los muy yang vuelve nuestra mente rígida y materialista imposibilitándonos la meditación.

Para meditar es imprescindible tener el estómago y los intestinos vacíos. Si queremos encontrar nuestro centro sin divagaciones, podemos preparar nuestra mente comiendo una pequeña cantidad de arroz integral con gomasio y verduras cocidas. Como bebida, té verde de hojas tiernas, muy poco concentrado.

 Actividades físicas.

El ejercicio físico continuado aprieta las estructuras corporales, yanguiza, pero para tener un buen rendimiento físico es preciso estar fuerte. Los alimentos de polaridad contractiva potencian las actividades físicas, pero sí se toman en exceso, la rigidez adquirida impedirá realizarlas. Los alimentos crudos o poco cocidos pueden contrarrestar la yanguización producida por el ejercicio.

Para realizar deportes que requieren flexibilidad y agilidad, se necesitan alimentos de polaridad yin, como las ensaladas, las verduras poco cocidas, las frutas, el polen. Éstos no serán la base de la alimentación, serán los acompañantes de los cereales integrales, imprescindibles para producir equilibrio y centrar. De los alimentos de origen animal se dará preferencia a los pescados que son los menos yang.

Para los deportes que requieren potencia, se utilizarán alimentos más cocinados, más cereales, más legumbres y proteína animal (pescado o ave), disminuyendo los crudos y las carnes rojas o los huevos.

 Actividad Sexual.

Los alimentos del extremo yang como la sal, las carnes rojas, los huevos, los embutidos, los alimentos muy cocidos y los quesos curados, propician los intercambios sexuales cortos, frecuentes y a veces violentos. Mientras que una alimentación extremadamente yin con azúcar, alcohol, drogas o el crudivorismo no compensado por la práctica habitual de ejercicios físicos, no potencian los intercambios sexuales, o los potencian con una gran carga de miedos que en la mayoría de los casos conducen al fracaso.

Llevar una alimentación equilibrada basada en cereales integrales, verduras, pescados y legumbres, propicia intercambios sexuales más placenteros, largos, cargados de sensibilidad, de armonía y de creatividad.

ALIMENTACIÓN SEGÚN EL CLIMA .

Clima frío.

En los climas fríos y en invierno deberíamos incluir en la dieta alimentos de polaridad yang, siempre que no sean extremos, por ejemplo, guisos, potajes, legumbres, mayor cantidad de cereales, verduras de raíz, algo de proteína animal.

Como los alimentos expansivos enfrían (se dan en climas cálidos), para soportar el frío deberíamos evitar las frutas crudas y sus zumos, las ensaladas y los alimentos fríos.

Clima cálido.

En los climas cálidos y en verano, deberíamos incluir en la dieta mas alimentos expansivos que en el invierno, por ejemplo, cereales y legumbres en ensaladas, verduras de hoja verde, ensaladas y frutas.

Los alimentos de polaridad yang, calientan el cuerpo, por eso cuando hace calor deberíamos evitar alimentos muy cocinados y muy calientes y no abusar de las proteínas animales como carnes, huevos, embutidos y quesos.

Directrices para una dieta Equilibradora, sin alimentos extremos, depurativa y digestiva; sin lácteos ni solanáceas.

  • Del 40% al 50% de la dieta debe ser de Cereales, preferentemente integrales y biológicos: Arroz, Pasta (espaguetis, macarrones,…), Mijo, Quinoa, Cuscús, Maíz, Pan integral de levadura madre… Ésta será la fuente principal de hidratos de carbono, aunque en alguna comida se pueden sustituir por legumbres (lentejas, garbanzos…). Las patatas no se consideran como fuente importante de hidratos de carbono, si se utilizan, será como acompañamiento de otros platos, especialmente de los más yang.
  • La mitad en volumen cocido de lo anterior será verduras frescas y cocidas. 50% de raíz: zanahoria, nabo, rabanito, calabaza, cebolla, puerro…, y el otro 50% de hoja: col, coles de Bruselas, brócoli, berzas, hojas de nabo, repollo, judías verdes, alcachofa …                                                                                           Si el estado de salud y el tiempo atmosférico lo permiten, al menos 1/3 se tomarán crudas (lechuga, escarola, zanahoria, nabo…). Esta será la fuente principal de vitaminas.
  • La mitad en volumen cocido que la de cereales serán las proteínas que se elegirán entre las opciones siguientes: pescado, carne de ave, legumbre, seitán (proteína vegetal hecha con gluten de trigo), huevos y jamón (de tarde en tarde).
  • Como fuente extra de minerales y oligoelementos se tomarán algas marinas.
  • Como fuente de ácidos grasos esenciales se tomarán aceites vegetales de primera presión en frío y pequeñas cantidades de semillas (sésamo, girasol, calabaza…).
  • Cantidades máximas:

    – Aceites: 2 a 3 cucharaditas por comida (25 a 30 gramos).

    – Sal:1/4 de cucharadita por comida (1 gramo).

  • Se usarán preferentemente alimentos frescos o desecados, evitando siempre que sea posible los alimentos que hayan pasado por un extenso proceso tecnológico y el uso de conservantes químicos como los sulfitos.
  • Se puede tomar un postre de fruta (sin azúcar y sin lácteos) cocida, horneada o con agar-agar. La fruta cruda (si su dieta lo permite) se recomienda fuera de la comida.
  • Frutas de la estación: manzanas y peras todo el año; sandía en verano; Granadas y castañas en otoño, etc.

      Para condimentar: ajo, perejil, Cebollino, limón, aceite crudo, miso, tamari, Umeboshi.

      Especias: Laurel, albahaca, clavo, tomillo, romero, pebrea, canela, jengibre.

Las proporciones de los alimentos variarán según el estado de las personas. Más verduras y menos cereal para las más yang y menos verduras y más cereal para las más yin.

Recomendaciones generales:

  • Los alimentos deben ser masticados concienzudamente hasta hacerlos líquidos en la boca.
  • Respetarlas digestiones: no comer antes de tres o cuatro horas después de haber comido, ni acostarse sin haber hecho la digestión.
  • Comer con tranquilidad. Es mejor comer poco con tranquilidad, que mucho y con prisas.
  • No comer cuando no se tenga hambre, y no beber cuando no se tenga sed.
Consomé de Miso

CONSOMÉ DE RAÍCES Y ALGAS.

Una vez que hayas comenzado a eliminar todos los alimentos que te intoxican , ésta receta es el primer paso para que consigas un buen equilibrio electrolítico de tu medio interno, por los minerales y oligoelementos que aportan las algas y para que mejores tu proceso digestivo por los fermentos que tiene el miso.

Ingredientes:Una cebolla, una zanahoria y un nabo. 10 centímetros de alga Wakame y otra igual de Kombu. Genmai Miso.

Preparación: Ponga en un litro de agua una cebolla, una zanahoria, un nabo, una tira de alga Kombu y otra igual de Wakame de diez centímetros cada una, todo cortado. Hiérvalo 30 minutos a fuego lento. Llene una taza grande un caldo (colado o sin colar) y disuelva en él una cucharadita rasa de Miso. Añádale un poco de perejil fresco cortado y tomarlo caliente al comienzo de la comida y/o cena. Puede conservarlo hasta tres días en la nevera.

GAZPACHO VERANIEGO .

Este gazpacho es una manera de tomar el consomé de raíces y algas de una manera refrescante para el verano, introduciendo además, Umeboshi.

Ingredientes: Tomate, pepino, pimiento, cebolla, ajo, perejil, pan integral, pasta Umeboshi.

Preparación: En un litro de caldo de verduras y algas como el descrito en la receta anterior, añada en frío un tomate pequeño pelado, un pepino pequeño, unos trocitos de cebolla, ajo, perejil y una rebanada de pan integral sin corteza, todo troceado; una cucharadita colmada de Miso y otra rasa de pasta de Umeboshi. Pase lo todo por la batidora, y sírvalo con pepino y pimiento troceados muy pequeños.

PASTEL DE AGAR-AGAR DE PERAS.

Ingredientes : Pera conferencia, zumo de manzana, copos agar-agar, Kiwi.

Preparación : Pela y trocea un kilo de peras conferencia maduras. En un cazo pon a cocer un litro de zumo de manzana con tres cucharadas soperas de copos de algas agar-agar o con cuatro o cinco tiras de las mismas.

Tras unos cinco o siete minutos de cocción, las algas desaparecerán. En ese momento añade las peras troceadas, y dejarlas cocer entre dos y tres minutos.

Vierte éste preparado sobre una fuente, adórnalo con rodajas muy finas de kiwi y déjelo enfriar. Para saber si la cantidad de algas ha sido suficiente, vierte una cucharada de la preparación en un plato, al enfriar deberá solidificarse; si no es así, añade más algas.

El agar-agar puedes hacerlo con frutas: manzanas, melocotones, sandía, fresas y utilizar como base zumo de uva en lugar de manzana.

Por su suavidad, el agar-agar de peras y/o manzanas se puede consumir en cantidades moderadas a diario.

[ac-sc id=”435″]